Enciendo el Corazón




ENCIENDO EL CORAZÓN

Enciendo el corazón
para que se ilumine el Infinito,
viviendo en la verdad y en la ilusión,
ajeno a aquellos cínicos que el mito

de la igualdad maldito
nos quieren imponer sin condición,
metiéndonos en saco pequeñito
lo mismo que a un amórfico montón.

Enciendo el corazón, con alegría,
igual que la alborada nos enciende
el mundo y lo rebosa de color,

y contemplando atento al Dios del día
aprendo la verdad que no se aprende
porque todo es amor.

Jesús María Bustelo Acevedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario